2. Qué supone para el cliente final